AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
  COLEGIO EN ACCION Compartir en
 
Curso gratuito de Servicios Farmacéuticos en el COFyBCF: Entrevista a la Dra. Andrea Paura
El taller que organiza el Colegio en forma gratuita cuenta con el auspicio de la Organización Panamericana de la Salud, oficina regional de la OMS, y convoca a un gran número de profesionales en cada clase. La especialista en el tema, Dra. Andrea Paura, está a cargo del curso de Atención Farmacéutica y nos habla sobre este concepto que marcó un cambio de paradigma en el desempeño profesional.

La Atención Farmacéutica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) definen a los Servicios Farmacéuticos (SF) como el conjunto de acciones en el sistema de salud que busca garantizar la atención integral, integrada y continua de las necesidades y problemas de la salud de la población tanto individual como colectiva, teniendo el medicamento como uno de los elementos esenciales, contribuyendo a su acceso equitativo y uso racional. Estas acciones, desarrolladas por el farmacéutico o bajo su coordinación, incorporadas a un equipo de salud y con la participación comunitaria, tienen como objetivo la obtención de resultados concretos en salud con vista a la mejoría de la calidad de vida de la población. El desarrollo de los SF se enmarca en la Atención Farmacéutica (AF). Es una práctica que conlleva una interacción directa del farmacéutico con el paciente o la comunidad, en la que se realizan las funciones de control de las consecuencias del uso de medicamentos basado en las evidencias del conocimiento actual y en el compromiso adquirido con el paciente. 

El curso teórico-práctico que el COFyBCF organiza con el auspicio de la OPS/OMS desde agosto de este año está orientado a brindar los conocimientos necesarios para un servicio farmacéutico de calidad. La Farmacéutica y Bioquímica Andrea Paura se encuentra el frente del taller que cuenta con más de noventa asistentes en cada clase.

La Dra. amplía sobre la definición de Servicios Farmacéuticos y establece su diferencia con la Atención: “La AF es el concepto filosófico, en cambio, los servicios refieren a la etapa más terrenal, el modo en que llevás ese concepto al ejercicio profesional”.

¿Cómo surge el concepto de Atención Farmacéutica?

Nació en 1990 a cargo de un grupo de farmacéuticos que se percataron de que la tarea profesional no podía limitarse a la dispensa de medicamentos y alertaron sobre la necesidad de que el farmacéutico sea responsable en la provisión del medicamento garantizando, a través de sus conocimientos y formación, que sea seguro y efectivo para los pacientes.

Sus estudios derivaron en un cambio de paradigma: antes la profesión estaba orientada exclusivamente a investigar, desarrollar, elaborar y dispensar medicamentos. Dicho cambio concluyó en que la tarea del farmacéutico ya no se limitara a esas cuatro acciones sino a que se garantice que el paciente utilice el medicamento en la forma que lo necesita y con la menor cantidad de problemas posible. En otras palabras, colaborar en el mejoramiento en la calidad de vida de las personas.

Para ello es necesario que el farmacéutico establezca una relación terapéutica con el paciente y ambos trabajen juntos para resolver problemas remarcando que la complejidad se define a partir de quién los percibe.

¿Cómo se determina el grado de complejidad?

La complejidad de los actos de la práctica farmacéutica que ofrecen los SF puede estar limitada por las condiciones de trabajo, como la infraestructura y la gestión. Los métodos utilizados pueden ser distintos, pero es fundamental el compromiso con los resultados terapéuticos y la calidad de vida, teniendo como fundamento de la praxis la farmacia clínica como ciencia.

¿Cómo se hace posible la práctica de los SF en los distintos establecimientos?

Las farmacias comunitarias, públicas o privadas actualmente requieren de un gran esfuerzo para reorientar sus prácticas a los servicios claros de atención al paciente con dispensación activa. Los SF ambulatorios suelen brindarse mayormente desde las farmacias comunitarias privadas. Al ser muchas veces el primer -e incluso el único- contacto del usuario con un sistema de salud, representan una oportunidad para el sistema sanitario de captar e intervenir oportunamente un número significativo de personas, particularmente en el ámbito de prevención y promoción de la salud, así como también en situaciones de auto-cuidado. Allí podrían establecerse campañas de prevención sanitarias, con énfasis en atención rehabilitadora y paliativa, de seguimiento de episodios de enfermedad o condiciones de salud, vigilando indicadores de alerta temprana y apoyando la continuidad del tratamiento y la atención a lo largo del tiempo.

Sin embargo, suele ocurrir que a estas farmacias, acuden no sólo la población enferma sino personas que aunque no presentan un cuadro sintomatológico ligado a cualquier problema de salud, buscan productos que pueden resultar en uso innecesario, inadecuado o abusivo.

¿Cómo afecta la Ley 26.567 en la AF?

La Ley Nacional de Farmacias, vigente desde 2009, establece que los medicamentos denominados de venta libre deberán ser dispensados personalmente en mostrador por farmacéuticos o personas autorizadas para el expendio en farmacias habilitadas. Este avance de la Ley persigue los lineamientos de la Declaración de Tokio (OMS, 1993) sobre la función del farmacéutico de contribuir a satisfacer la necesidad social de disponer de una atención de salud efectiva, segura y económica para minimizar los efectos negativos del medicamento para el paciente y la comunidad.

¿Cuáles son los procesos que abarcan los Servicios Farmacéuticos?

Dentro del procedimiento que implican los SF se encuentran:

  • El suministro de medicamentos en todas y cada una de las etapas constitutivas
  • La conservación y control de calidad
  • El compromiso de garantizar la seguridad y efectividad de la Farmacoterapéutica esperadas
  • El seguimiento y evaluación de la utilización
  • La obtención y difusión de información de medicamentos
  • La farmacovigilancia
  • Y la educación permanente de los demás miembros del equipo de salud, el paciente y la comunidad para asegurar el uso racional de los medicamentos. 

Entre los procesos claves, se destacan la dispensación de medicamentos, que es un proceso activo de interacción con el paciente, con interfaces con el tema del acceso, la calidad y el uso racional de medicamentos. Debe ser una actividad realizada con agilidad y precisión, y muy centrada en el proceso del uso racional del medicamento para que los resultados terapéuticos sean los esperados.

El seguimiento farmacoterapéutico es un proceso de asistencia al paciente, en el cual el farmacéutico se responsabiliza por las necesidades del usuario relacionadas al medicamento. El farmacéutico debe detectar, prevenir o resolver problemas relacionados con medicamentos (PRM), de forma sistemática, continua y documentada, siendo su objetivo alcanzar resultados concretos en la farmacoterapia y buscar la mejora de la calidad de vida del usuario.

Para realizarlo, el farmacéutico debe recibir entrenamiento específico pues es un proceso que cambia todo el enfoque de las prácticas tradicionales, ya que el centro, necesariamente, es el paciente y, cuando sea necesario, el trabajo en equipo.

Consejo para la automedicación responsable es otra de las actividades individuales del SF que se origina cuando una persona solicita al farmacéutico ayuda para la decisión acerca del uso de un medicamento para un problema de salud de menor intensidad, es decir, para síntomas menores. Este es parte del autocuidado, involucra el apoyo al usuario en su decisión de usar medicamentos autorizados como OTC, alertando en cuanto a elección, riesgos, cuidados y, si el caso requiere la intervención de un prescriptor, encaminándolo a un servicio de salud.

En la automedicación responsable, el usuario trata sus enfermedades o síntomas con medicamentos que han sido aprobados, están disponibles para la venta sin prescripción y que son seguros y eficaces cuando se usan en las condiciones establecidas.

¿A qué refiere el concepto de automedicación responsable?

Una automedicación responsable implica dos tareas fundamentales: la comprobación de que los medicamentos a ser administrados sean seguros, de buena calidad y eficaces; y la administración de medicamentos que estén indicados únicamente para el tratamiento de las afecciones que la persona pueda identificar y de algunas afecciones crónicas o recurrentes (después de un diagnóstico médico inicial).

¿Qué diferencia existe entre la entrega y la dispensación de medicamentos?

Hay una gran diferencia entre la simple entrega y la dispensación: en la primera no se suministran informaciones ni se da atención al usuario. La entrega de medicamentos suele ser realizada por personas de distintas formaciones y grados de entrenamiento. En la realidad de muchos países, incluso por personas no calificadas, lo que involucra riesgos a los usuarios, principalmente por el aumento de problemas relacionados con medicamentos. Lo ideal entonces, es que los SF pasen en forma gradual de ofrecer una mera entrega de medicamentos, a una verdadera dispensación.

¿Cuál es su opinión ante una situación muy común actualmente como la de optar por seguir el “consejo del vecino” frente a la opinión profesional del farmacéutico?

El caso más usual es el del paciente que tiene un síntoma menor (dolor de muela, por ejemplo) y piensa que puede llegar a ser auto-tratable, sin la necesidad de un diagnóstico médico. Es en estas situaciones que se recurre al consejo de un vecino o familiar, etc.; pero el vecino no tiene los conocimientos de un profesional de la salud como para poder identificar si ese síntoma es aislado o puede estar marcando algo más complejo.

El farmacéutico tiene la formación para poder distinguirlo.

Por otro lado, están los pacientes que tienen una enfermedad crónica y que quizás algún medicamento le resultó efectivo en cierto momento y, por ello, repiten la experiencia y piensan que le va a “funcionar” nuevamente. En las enfermedades crónicas es sumamente importante que el médico siga la evolución de la enfermedad. El organismo tiene cambios permanentemente, hay que hacer ajustes constantemente en las dosis, etc.

El rol del farmacéutico, a su vez, es fundamental. No le corresponde hacer el diagnóstico de alguna enfermedad, por lo contrario, puede advertir cuando un medicamento no le está resultando al paciente e, incluso, juega un papel muy importante en los casos de pacientes que toman medicamentos simultáneamente (por receta de dos médicos diferentes) o mal administrados.

¿Cómo debe proceder el farmacéutico ante el caso de un paciente con recetas de médicos pertenecientes a diferentes ramas de la profesión (cardiólogo, psiquiatra, etc.) si observa que la ingesta de los medicamentos recetados no es una buena opción?

Hay que estudiar detenidamente el caso y tener adecuado criterio para la intervención. Las interacciones medicamentosas de alta relevancia clínica son las situaciones prioritarias. De ocurrir eso, el farmacéutico tiene que dar un alerta comunicándose con el médico y explicándole la situación.

¿Eso se le informa al paciente?

Sí. Se debe tener el consentimiento del paciente, quien es al primero que hay que alertar. Sin embargo, yo recomiendo que la relación sea entre los profesionales y no informar a través del paciente. Pero estos son casos extremos.

¿Y cuáles son los casos más frecuentes?

El problema más frecuente al que se enfrenta el farmacéutico es al hecho de que los pacientes no cumplen con los tratamientos. Esto constituye el 50% de los casos. En algunas ocasiones se debe a la creencia de que cuando uno deja de sentirse mal ya puede dejar de consumir el medicamento. Por ejemplo, con el uso de antibióticos, esto genera resistencia bacteriana, un problema muy en boga a nivel mundial, producto del abuso de medicamentos. Por más que el paciente advierta mejoras, si el médico le prescribió 10 días de tratamiento, el paciente debe cumplirlo.

El curso

Basado en un esquema de taller, el curso de Servicios Farmacéuticos está orientado al auto-aprendizaje de los más de noventa asistentes con los que la Dra. Paura cuenta los lunes en sus clases. “No se trata de transmitir conocimientos -explica-, es un ida y vuelta ya que en este taller los conocimientos los creamos entre todos”.

Con el objetivo de implementar un servicio farmacéutico ambulatorio en automedicación responsable en las farmacias, el primer módulo del taller estará conformado por 13 clases presenciales de dos horas cada una, con frecuencia quincenal más 24 hs. de trabajo de campo. Esta primera unidad dedicada al tema de la Automedicación responsable. (Ver “El cronograma…”).

¿Cómo es la dinámica de las clases?

Mi tarea es dar pautas pero sólo como puntapié inicial del trabajo en conjunto. La clase está dividida en mesas y cada grupo construye su propio material. Aprendemos sobre la práctica mediante la simulación de casos en donde dos participantes “actúan” representado al farmacéutico y al paciente, dando origen a un debate e intercambio de opiniones entre todos.

Además, algunas de las pautas de trabajo también están creadas por ellos, el protocolo con el cual nos manejamos se basa en el consenso.

¿Quiénes asisten al curso?

En primer lugar, quiero destacar el nivel de compromiso de los profesionales, ya que hemos superado las 90 personas. Contamos con alumnos de todas las edades: hay graduados recientemente hasta personas que están a punto de jubilarse.

¿Qué nos puede adelantar de los próximos módulos?

El Colegio y yo estaremos dictando esta primera unidad hasta marzo de 2013 y la idea es luego avanzar con otras cuestiones vinculadas al tema de la dispensación e identificación de problemas  con medicamentos mediante el seguimiento farmacoterapéutico.

El cronograma del curso

 

Lunes

Temas por encuentro presencial

Primera clase

  • Automedicación responsable: criterios de intervención. Identificación de trastornos menores de consulta más frecuentes.

Segunda clase

  • Protocolo de intervención farmacéutica con el paciente

Tercera clase

  • Protocolo de intervención farmacéutica con el paciente. Continuación.

Cuarta clase

  • Indicadores y registro de la intervención

Quinta clase

  • Actualización Farmacológica en Acidez Gástrica

Sexta clase

  • Automedicación Responsable en Acidez Gástrica. Taller de planificación

Séptima clase

  • Automedicación Responsable en Acidez Gástrica. Taller de supervisión

Octava clase

  • Actualización Farmacológica en Dolor y Fiebre

Novena clase

  • Automedicación Responsable en Dolor y Fiebre. Taller de planificación

Décima clase

  • Automedicación Responsable en Dolor y Fiebre. Taller de supervisión

A partir de marzo 2013

  • Actualización Farmacológica en Resfrío común

 

  • Automedicación Responsable en Resfrío común. Taller de planificación

 

  • Automedicación Responsable en Resfrío común. Taller de supervisión

Perfil

La extensa trayectoria de la Dra. Andrea Paura en materia de Servicios Farmacéuticos da cuenta de la razón por la que fue elegida para encabezar el curso. Se recibió de Bioquímica y de Farmacéutica en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA.

En un viaje que realizó a España, tomó un curso con los padres de la Atención Farmacéutica y asistió a numerosos congresos que le proveyeron de los fundamentos para llevar adelante un buen servicio farmacéutico.

A la vuelta de su viaje por Europa, Paura fue designada coordinadora del programa de AF en la Provincia de Buenos Aires. Formó parte del equipo durante 10 años, el que recuerda con gran alegría: “Ese programa me dio muchísimas satisfacciones, entre otras cosas, por la cantidad de inscriptos con la que contábamos”.

En 2004 hubo un cambio curricular muy importante en la carrera de Farmacia: se vuelve obligatoria la materia AF. Al año siguiente, ganó el concurso para ser la titular de la cátedra de Farmacia Clínica y Asistencial de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata.

Además de estar al frente del curso de Servicios Farmacéuticos que comenzó en agosto pasado en el COFyBCF, actualmente, está dictando la materia en la Universidad de Belgrano.

 

 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Llega la fiesta de fin de año  
 
Reconocimiento al Acto Profesional Bioquímico  
 
Fotoprotección: medidas para reducir los riesgos para la salud  
 
Clozapina: capacitación gratuita en el COFyBCF  
 
Aranceles por prestaciones farmacéuticas  
 
Servicios farmacéuticos: se aprobó arancel  
 
PAMI: con FARBIQ es más fácil  
 
FARBIQ: ganadores del sorteo  
 
Los mayores cuidados: lanzamiento en la UBA  
 
Compras directas de PAMI: "Es un cambio muy positivo"  
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign