AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
  COLEGIO EN ACCION Compartir en
 
Sumando voluntades
Compartimos la segunda parte de la entrevista al Presidente de la Sección Bioquímica del Colegio, Dr. José María Oyhamburu, en donde da cuenta de la complejidad del escenario de la profesión en Capital Federal, y explica las acciones del Colegio para la mejora de los aranceles bioquímicos.

¿Cómo está reconocida la profesión en la Ciudad de Buenos Aires?

Somos la única profesión que ha sido acogida por el Estado Nacional para el ejercicio de los análisis clínicos y declarada como interés público. Eso quiere decir tres cosas: primero, que el estado tiene necesidad de acreditar que las carreras de grado formen para ese fin. Segundo, debiera  evitar la creación de carreras paralelas. Tercero. Aparece cierta rigidez que atenta contra la necesaria elasticidad con que deberían generarse las modificaciones de las currículas, y eso genera algún tipo de desajustes. Nosotros por ejemplo hemos tenido, y tenemos aún un déficit relativo de capacidades en bioquímica para trabajar en diagnóstico molecular, que en este momento invade casi todas las disciplinas. 

La tradicional concepción de que “alguien pide un análisis y yo respondo los resultados” ya no alcanza. El resultado debería resolver una situación médica y no solamente la duda sobre el diagnóstico. 

Un problema en la Capital Federal, es que el bioquímico -no siendo en los laboratorios medianos o pequeños- está oculto para el público detrás la organización y la maquinaria. Hay una gran demanda se servicios y quizás haya cosas para cambiar. Todo este es el mundo es al que intentamos entre todos aportar desde el Colegio en búsqueda de soluciones. 

¿Cómo participa el Colegio en el tema de los aranceles?

Estamos tratando de reestructurar una pauta arancelaria mínima. El honorario no tiene precio, y el hecho de haberlo llevado a aranceles ha estropeado el concepto. De todos modos, la gestión ha estado teñida siempre por un déficit real de los aranceles. En este momento, yo creo que hay un claro crecimiento de la presencia del Colegio en este tema. Tanto es así que el grupo de profesionales que están más preocupados porque les toca más de cerca el problema arancelario ha formado casi espontáneamente una comisión permanente de trabajo, que está también concitando el interés y poniéndole un plano de esperanza a una gestión que pretende destrabar un poco este posicionamiento desventajoso. Hace falta recomponer ese monto de retribución de trabajo como para permitir la evolución que hace falta en tecnología, en formación y justamente en la mejora de los honorarios. 

¿El rol del bioquímico está reconocido en el ámbito de la salud?

Sin dudas, no habría laboratorios si no fuera por los bioquímicos. Pero en cuanto a la percepción por el público: En los pueblos de interior nadie duda de quién es el bioquímico ni para qué está. Acá, como hay tantas instituciones grandes el bioquímico está en persona más oculto. Nos interesa que el público entienda que el bioquímico es un actor de valor primordial, como ocurre con el farmacéutico, al que por la naturaleza de su labor, los pacientes lo ven todos los días. 

Un colega nuestro que estimamos mucho, de Entre Ríos, dice que sacar sangre es la primera tarea del bioquímico, o sea, estar cara a cara con el paciente. No hay en Capital tantos bioquímicos para atender la demanda personalizadamente. Por ejemplo, nosotros en este laboratorio estamos atendiendo cerca de mil pacientes por día. Es imposible que el trato sea tan personalizado. Pero tenemos bioquímicos al frente de  eso. Una bioquímica está durante ocho horas patrullando las cajas de recepción, y otra supervisando los boxes de extracción y permanentemente presente en la gestión preanalítica de muestras. Es decir que el paciente está siendo atendido con ese profesionalismo, pero no tiene conciencia de esa relación tan personal. 

¿Qué gestiones realiza el Colegio para mejorar la profesión?

Es la tarea de todos los días. Se trata de una gestión de interrelación con los organismos oficiales y con asociaciones profesionales, con los colegas. Además hay una tarea de elaboración interna, de trabajar y desarrollar. En realidad tratamos de sumar voluntades. Nuestra política ha sido la de tratar de unir las vocaciones institucionales en Capital, y también con las de orden nacional.

La importancia de la gestión es que en Capital, que en una época estuvo tan atomizada, ya se está empezando a tener un grado de percepción positivo de la acción mancomunada. Nos mueven quizás valores distintos a los que nos movilizaban en el pasado. 

Para mí ese es el logro más importante al que hemos arribado en esta gestión. Si la posteridad le otorga algún valor a este período será, espero, el de haber facilitado un canal de comunicación de las mejores vocaciones de las instituciones que trabajamos en Capital. Las acciones a veces no acompañan porque todos estamos ocupados. Hay un límite material, inclusive personal, que impide que la cosa vaya más rápido. Pero nos estamos pudiendo entender, y lo vivo como el logro más importante. Creo que mutuamente hicimos un verdadero esfuerzo por entender cuál era el problema del otro. Es una construcción que hemos hecho entre todos, y eso está bueno. 

Para leer la primera parte de la entrevista click aquí.

 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Llega la fiesta de fin de año  
 
Reconocimiento al Acto Profesional Bioquímico  
 
Fotoprotección: medidas para reducir los riesgos para la salud  
 
Clozapina: capacitación gratuita en el COFyBCF  
 
Aranceles por prestaciones farmacéuticas  
 
Servicios farmacéuticos: se aprobó arancel  
 
PAMI: con FARBIQ es más fácil  
 
FARBIQ: ganadores del sorteo  
 
Los mayores cuidados: lanzamiento en la UBA  
 
Compras directas de PAMI: "Es un cambio muy positivo"  
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign