AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
  COLEGIO EN ACCION Compartir en
 
Los farmacéuticos estamos del lado del paciente y de la salud
El Colegio pidió derecho a réplica al diario La Nación por una nota editorial agraviante para la profesión farmacéutica.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal solicitó el Derecho a réplica con relación a una nota editorial del diario La Nación del 5 de julio pasado que bajo el título “Farmacias: ¿y si pensamos en el consumidor?” resultaba agraviante para los farmacéuticos y para la función sanitaria de las farmacias.

Compartimos la postura oficial enviada al diario para su publicación:

Los farmacéuticos estamos del lado del paciente y de la salud

La razón de ser de la dispensa de medicamentos en farmacias habilitadas es la presencia del profesional farmacéutico.

Sin farmacéutico no puede existir una farmacia.

Es el profesional farmacéutico quien luego de estudios universitarios es la persona apta para asesorar sobre la utilización de los medicamentos. No se puede reducir la función del farmacéutico en la farmacia a la simple entrega de productos para el consumo “elaborados, cerrados, etiquetados y aprobados”.

La función del farmacéutico en la farmacia tiene que ver con el asesoramiento en los medicamentos, con el seguimiento famacoterapéutico, con intervenciones destinadas a la curación, alivio y prevención de enfermedades, con lograr el uso correcto del medicamento y evitar los efectos nocivos de los mismos, con atender y preparar las recetas y seguir las indicaciones de los médicos integrándose al equipo de salud, con explicar cómo y cuándo se debe tomar un medicamento y hacer saber cuáles son los potenciales efectos secundarios.

Los servicios farmacéuticos han sido reconocidos, en documentos oficiales de postura, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por otros organismos internacionales. La necesidad de su implementación efectiva, siguiendo propuestas de atención primaria de salud, es hoy unánimemente reconocida en todo el mundo.

La tarea del farmacéutico está mucho más allá y está muy por encima de la simple operación de compraventa de un producto. Es responsabilidad del farmacéutico la conservación, almacenamiento, orden y presentación de los medicamentos, él es el responsable de garantizar su origen y su trazabilidad.

La función del farmacéutico no es simple, es necesaria e indispensable, su experiencia, estudios y especialización son valiosos para la sociedad. Es el farmacéutico quien debe ejercer la supervisión del personal técnico a su cargo y quien “debe vigilar el cumplimiento de las indicaciones que imparta a su personal auxiliar y, comprobar que éstos actúen estrictamente dentro de los límites de su autorización”.

Además, las farmacias, justamente por la presencia del farmacéutico, pueden participar en campañas de salud, vacunar, aplicar inyectables, aconsejar sobre los beneficios de una vida sana.

Todos los medicamentos, incluso los de venta libre, deben ser dispensados en farmacias. El objetivo de los mismos es la salud de la población. La dispensación no es una simple actividad de compraventa, sino que es una actividad reservada a los profesionales farmacéuticos, reconocida por organismos internacionales como International Pharmaceutical Federation(FIP). También por leyes y normativas sanitarias, nacionales y provinciales.

Sin la presencia del farmacéutico no puede entenderse a la farmacia como el primer centro de salud y más cercano a la población.

La farmacia no podría “prestar la colaboración que le sea requerida por las autoridades sanitarias, en caso de epidemias, desastres u otras emergencias” sin la presencia del farmacéutico. La Ley 26.567, sancionada en el año 2009, dice en su artículo primero que: “La preparación de recetas, la dispensa de drogas, medicamentos, incluidos los denominados de venta libre y de especialidades farmacéuticas, cualquiera sea su condición de expendio, sólo podrán ser efectuadas en todo el territorio de la Nación, en farmacias habilitadas. Los medicamentos denominados de venta libre deberán ser dispensados personalmente en mostrador por farmacéuticos o personas autorizadas para el expendio. La autoridad sanitaria competente podrá disponer la incorporación de otro tipo de productos al presente régimen. Su venta y despacho fuera de estos establecimientos se considera ejercicio ilegal de la farmacia y, sin perjuicio de las sanciones establecidas por la ley, los que la efectúen podrán ser denunciados por infracción al Código Penal”.

El consumismo de medicamentos y la automedicación son un factor nefasto para la salud de la población. Solo debe recurrirse a los medicamentos cuando condiciones de salud lo justifiquen, estos no son un simple bien de consumo. La OMS ha advertido que el 50% de los medicamentos se utilizan en forma inadecuada, para revertir esta tendencia es imprescindible la función del farmacéutico.

La presencia y la dispensa por parte del farmacéutico del medicamento es clave para el cuidado de la salud de la población, es este quien está habilitado y capacitado para su sustitución, en los casos necesarios. La farmacia comunitaria proporciona un servicio sanitario esencial.

Se gastan millones de pesos por la mala utilización de medicamentos, y esto está fomentado por ideas liberales y consumistas que no reparan en los riesgos de los mismos y por ello no cuestionan la publicidad o los formatos de venta de “2x1” o la venta de medicamentos por Internet, los cuales traen la idea equivocada de que cuanto más consumo, más salud. Todos los medicamentos tienen efectos adversos y riesgo de interacciones, su uso requiere del debido asesoramiento profesional del farmacéutico.

El decreto de desregulación del Dr. Domingo Felipe Cavallo en el año 1991 estableció que la oferta de medicamentos de venta libre podía realizarse fuera de la oficina de farmacia con el argumento de que iban a bajar los precios, ello justamente no ocurrió, sino todo lo contrario; por ello en el año 2009 se derogó dicho decreto con la Ley 26.567, ordenando la dispensa de todos los medicamentos, incluso los de venta libre, en las oficinas de farmacias.

Solamente por la desidia de las autoridades que deben efectuar el control se continúan ofreciendo medicamentos fuera de las oficinas de farmacias, por ejemplo en kioscos, autoservicios y gimnasios. La intervención estatal en el medicamento debe ser fuerte y no debe centrarse su intervención solamente en el control de la farmacia olvidándose de los cientos de lugares que comercializan medicamentos sin autorización alguna para el beneficio de unos pocos que actúan al margen de la ley, poniendo en riesgo la salud de la población.

Click aquí para ver la respuesta oficial.

 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Llega la fiesta de fin de año  
 
Reconocimiento al Acto Profesional Bioquímico  
 
Fotoprotección: medidas para reducir los riesgos para la salud  
 
Clozapina: capacitación gratuita en el COFyBCF  
 
Aranceles por prestaciones farmacéuticas  
 
Servicios farmacéuticos: se aprobó arancel  
 
PAMI: con FARBIQ es más fácil  
 
FARBIQ: ganadores del sorteo  
 
Los mayores cuidados: lanzamiento en la UBA  
 
Compras directas de PAMI: "Es un cambio muy positivo"  
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign