AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
COMUNIDAD Compartir en
 
Otras dieciséis empresas alimenticias se comprometieron a reducir la sal de los productos que fabrican
Fue mediante un convenio que firmaron en la cartera sanitaria nacional. Así, se suman a las 20 empresas que ya vienen trabajando para que la población argentina disminuya el consumo de sodio, con el objetivo de prevenir enfermedades tales como accidentes cerebro y cardiovasculares, entre otras.

En el marco de la iniciativa "Menos Sal, Más Vida" que el Ministerio de Salud de la Nación viene desarrollando desde hace dos años, 16 empresas de primer nivel del rubro alimentario se comprometieron a reducir el contenido de sal de algunos de sus productos, estrategia que se suma a otras que lleva adelante la cartera sanitaria con el objetivo de reducir la incidencia de las enfermedades crónicas no transmisibles, tales como las cardio y cerebrovasculares o las renales, entre otras.

 

La decisión surge como resultado de la firma del Convenio Marco de Reducción Voluntaria y Progresiva del Contenido de Sodio, al que suscribieron esta mañana las entidades, cuya finalidad es contribuir a que la población disminuya el consumo de sal para mejorar su salud. En ese sentido, el viceministro de Salud de la Nación, Máximo Diosque, quien encabezó el acto que se desarrolló en la sede de la cartera sanitaria nacional, destacó que "estamos enfrentado una epidemia, la peor que hemos tenido en los últimos tiempos, por eso no es casual que las Naciones Unidas hayan puesto por segunda vez un tema de salud en su agenda: el primero fue el de vih-sida y ahora el de las enfermedades crónicas no transmisibles".

"La Argentina entendió esta situación y tomó la decisión política de encarar seriamente el tema", aseguró el funcionario –quien en la ocasión estuvo acompañado por el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Lorenzo Basso; por el representante en Argentina de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Pier Paolo Baladelli; por la referente de la Coordinadora de las Industrias de productos Alimenticios (COPAL), Mercedes Nimo; y por la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos, Marina Kosacoff–, al tiempo que destacó que "para ello delineamos un plan para los próximos años".

"Nos damos cuenta de lo limitado que estamos como sector salud en esta problemática. Sabemos que tenemos que trabajar en los centros sanitarios para atender a los diabéticos o hipertensos, pero también sabemos que eso tiene un límite y que se ocupa de una pequeña proporción de las personas que viven en nuestro país", afirmó Diosque. "Por eso –continuó– empezamos a trabajar con las intervenciones de base poblacional, que llegan a grupos muy numerosos, pero que son las más complejas porque necesitamos alianzas estratégicas, como las que estamos llevando adelante ahora, que nos permitan tener buenos resultados".

El viceministro de Salud celebró "el compromiso del sector privado", ya que consideró que "las empresas tienen un tremendo desafío al proponerse disminuir la sal en los alimentos. Todos sabemos que este insumo sirve no sólo para dar sabor sino que actúa también como conservante, y los cambios que se requieren en la manufacturación de estos productos a veces generan gastos. Por eso, quiero reconocer el esfuerzo que están haciendo".

A su turno, el secretario de Agricultura consideró que "este proyecto es un agregado de valor. Tener un mercado de alimentos con menor presencia de sodio es importante, más teniendo en cuenta que somos uno de los pocos países que ha tomado esta decisión", y añadió que "no descubrimos nada, todos sabemos que el sodio es dañino, pero hemos tomado la decisión política de concretar" esta medida.

"Sigamos avanzando y esperemos que en 2020 tengamos a todas las empresas en Argentina sintonizadas con esta idea de disminuir la sal en los productos para mejorar la salud de la población", finalizó Basso.

Por su parte, el representante de la OPS, Pier Paolo Baladelli, dijo que "para nosotros es una gran satisfacción tener un país líder como Argentina en un tema como las enfermedades crónicas no transmisibles", a la vez que consideró que "es particularmente importante tener estas experiencias, porque son las trazadoras de caminos para otros países".

A través de esta iniciativa, "las empresas van a consolidar su responsabilidad social de forma pública, con todos los actores. Esto nos parece importante porque la salud es el resultado no sólo de las acciones del ministerio, sino de todos los sectores del Gobierno, de la sociedad civil y del sector privado. Y en estas enfermedades éste va a ser el elemento más importante para alcanzar avances", sostuvo Baladelli.

Asimismo, el representante de OPS en Argentina marcó como un reto la evaluación de los resultados de este tipo de estrategias: "Tenemos que ir afinando la evidencia científica de los progresos y que se vaya recolectando suficiente información para conocer cuál ha sido el nivel de impacto de las iniciativas".

"Hay una gran distancia entre los 5 gramos diarios que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS) como techo y lo que actualmente es la experiencia en este país, que estamos en 12 gramos. Hay muchísimo trabajo que hacer, pero eso no tiene que llevarnos a pensar que es imposible. Lo que están haciendo hoy es una parte del camino en esta dirección", finalizó.

Para concluir, la referente de la COPAL, Mercedes Nimo, afirmó que "todo lo que tiene que ver con la articulación público-privada y el trabajo con el otro es un gran logro, y este es uno de los ejemplos de muchas otras iniciativas que podemos seguir trabajando con las autoridades nacionales", y agregó que "este es el camino que tenemos que ir recorriendo para que de un lado y del otro se puedan ir logrando los objetivos propuestos".

Reducción voluntaria y progresiva para salvar vidas

La cartera de Salud y la de Agricultura, junto con la COPAL; fueron las impulsoras de dos acuerdos (en octubre de 2011), en los que se estableció que este sector reducirá entre un 5 y un 18%, de manera voluntaria y progresiva, el contenido de sodio en cuatro grupos de alimentos procesados prioritarios: productos cárnicos y sus derivados; farináceos; lácteos y sopas, aderezos y conservas.

Los entendimientos –sin precedentes en la región de las Américas–, tienen por objetivo promover la reducción del consumo de sal en Argentina, a partir de un trabajo mancomunado entre el Estado y la industria alimentaria para alcanzar, en 2020, la meta de 5 gramos diarios de consumo promedio de sal por persona, según el valor máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según proyecciones de la cartera sanitaria nacional, la reducción de 3 gramos de sal en la dieta de toda la población salvaría unas 6.000 vidas anuales y evitaría aproximadamente 60.000 eventos cardiovasculares y ataques cerebrovasculares (ACV) cada año.

Actualmente, en Argentina se estima que el consumo diario de sal por persona asciende a 12 gramos, constituyéndose este hábito en un factor de riesgo significativo para la salud de la población.

Las empresas adherentes

Durante el acto, la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas; el Grupo Dulcor y Empresas Asociadas; Frigorífico Paladini; La Piamontesa; La Veneziana; Tía Maruca; Milkaut S.A.; Verónica; Dimáx SRL; Nutrisan; Manfrey Cooperativa de Tamberos; Molfinos Hermanos; Otonello Hermanos; Remotti S.A; Sucesores de Alfredo Williner, y Xardo S.A. se sumaron a las veinte empresas y entidades que adhirieron el año anterior.

"Estamos muy conformes con involucrar a la empresa en este proceso", afirmó Roberto Montes, de la firma Tía Maruca, al tiempo que resaltó que "este es un tema que tiene que ver con la salud, y nosotros hacemos todo el esfuerzo para concretarlo".

"Estamos adhiriendo con ocho productos –porque hay otros que no lo necesitan por el bajo nivel de sodio que tienen–, sin un impacto significativo en el sabor de los mismos", añadió.

En tanto, el representante de Milkaut, Daniel Vercinkevis, dijo que "más allá de la adhesión a este convenio, la empresa ya viene trabajando hace rato en mejorar la calidad de los productos e incluso en reducir la cantidad de sodio. Estamos contentos de saber que el camino que elegimos es el mismo que elijen las autoridades, en poder acompañarlos para darle al consumidor un producto cada vez de mejor calidad y en cuidarle la salud".

Por último, Ricardo Costamaña de Paladini aseguró que "nos parece muy importante este proyecto, así que decidimos adherir y empezar a trabajar para lograr el objetivo", y destacó que los fiambres "están dentro del grupo de productos de alto contenido de sal, pero vamos a acompañar no sólo el tema de la reducción en el sabor, sino también en la conservación, que es otra implicancia muy importante".

Fuente: Ministerio de Salud.
 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Consejos para prevenir y atender casos de dengue y de fiebre chikunguña  
 
¿Cuáles son las profesiones más valoradas por los argentinos?  
 
Calendario Nacional: cambios para la vacunación contra la fiebre amarilla  
 
Demencias en la vejez: el tsunami que acecha  
 
Se amplió la canasta de alimentos “libres de gluten” aptos para celíacos  
 
Volver a lo natural: una tendencia en los productos para la salud  
 
Cuidado de los alimentos durante la temporada de calor  
 
Cuidados especiales para adultos mayores y personas con enfermedades crónicas en época estival  
 
Alimentos para las fiestas  
 
ANMAT: repelentes  
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign