AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
COMUNIDAD Compartir en
 
La prueba de infección por Chagas no es un requisito para conseguir trabajo
El Ministerio de Salud de la Nación recuerda que está terminantemente prohibida la realización de pruebas para determinar la infección chagásica a los aspirantes a cualquier tipo de empleo o actividad, según lo establece la Ley de Prevención y Control del Chagas, vigente en el país desde hace cuatro años.

“Los médicos, los equipos de salud y la población en general deben saber que la reactividad de las pruebas serológicas para Chagas no implica en absoluto una medida restrictiva de ningún tipo. La misma debe ser utilizada sólo como una medida diagnóstica y terapéutica, que tiene básicamente la función de proteger al paciente”, aseguró el Viceministro de Salud, Máximo Diosque. “Hemos detectado algunas situaciones irregulares o basadas en el desconocimiento que tienen ciertos empleadores de las normas vigentes. Es un absurdo que en medio de la recuperación productiva del país y la permanente creación de nuevos empleos se pretendan poner barreras al acceso a fuentes de trabajo de nuestra gente”, añadió el funcionario.

“Prohíbase realizar reacciones serológicas para determinar la infección chagásica a los aspirantes a cualquier tipo de empleo o actividad”, dice el artículo 5º de la ley 26.281, promulgada en septiembre de 2007.

La norma establece que “es obligatoria la realización y la notificación de las pruebas diagnósticas establecidas según normas técnicas del Ministerio de Salud en toda mujer embarazada, en los recién nacidos, hijos de madres infectadas, hasta el primer año de vida y en el resto de los hijos, menores de 14 años de las mismas madres y, en general, en niños y niñas al cumplir los 6 y 12 años de edad”.

“En ningún caso los resultados de los exámenes que se practiquen pueden constituir elemento restrictivo para el ingreso a los establecimientos educativos y cursos de estudios. La serología reactiva sólo se considera a los fines preventivos y de tratamiento que establece la presente ley, debiéndose dar cumplimiento a la Ley Nº 25.326, de protección de los datos personales”, señala.

Además, el artículo 6º de la norma advierte que “los actos que, utilizando información obtenida por aplicación de la presente ley y de las normas complementarias que en su consecuencia se dicten, impliquen una lesión o menoscabo de los derechos de las personas afectadas por la infección chagásica, son considerados actos discriminatorios en los términos de la Ley Nº 23.592”.

Acciones de control y situación

Con una inversión superior a los 140 millones de pesos en los últimos dos años, el Ministerio de Salud de la Nación ha intensificado las acciones de vigilancia y control del Chagas a través de la compra de insumos y equipamientos que permitieron aumentar la capacidad de respuesta, además de realizar tareas de capacitación y sensibilización de la población sobre la importancia de la prevención y la detección oportuna de la enfermedad.

Diosque especificó que estas tareas se enmarcan en el Programa Nacional de Chagas y el Plan 2011-2016 de intensificación del control de esta enfermedad en el país, cuyo objetivo es interrumpir la transmisión en todas sus formas a fin de disminuir la morbilidad y mortalidad que ocasiona. Además, dijo que “durante la gestión del ministro Juan Manzur fueron creados la Dirección de Enfermedades Transmisibles por Vectores y el Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMET)”.

A cien años de haber sido descripta por primera vez, esta infección continúa siendo un grave problema de salud pública en muchos países de América Latina. Por pérdida de calidad de vida por discapacidad, el Chagas ocupaba el quinto lugar de importancia entre las enfermedades infecciosas en general en las Américas y el Caribe en 2001.

En Argentina, según las últimas estimaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) -correspondientes al año 2006-, habría 7,3 millones de personas expuestas, 1,6 millones infectadas y más de 300.000 afectadas por cardiopatías de origen chagásico. La prevalencia de la infección en embarazadas fue de 6,8% en 2000 y de 4,2% en 2009. En base a estos datos, se estima que cada año nacen unos 1.300 niños infectados por transmisión congénita —que, si son detectados, pueden tratarse y curarse-. La prevalencia media de infección en niños menores de 14 años fue de 1,5% en 2009. Afortunadamente, 9 de cada 10 niños tratados en fase aguda y 7 de cada 10 tratados en fase crónica, se curan.

El Chagas es una enfermedad causada por un parásito -Trypanosoma cruzi-, que se transmite al ser humano y otros mamíferos a través de unos insectos, conocidos en Argentina como vinchucas. La transmisión vectorial ocurre cuando una vinchuca infectada pica e inmediatamente defeca sobre la piel de una persona, depositando allí los parásitos que estaban en su intestino, los que atraviesan la piel y pasan al torrente sanguíneo. La vía congénita -de mujer embarazada infectada a su hijo- también constituye un modo de transmisión de esta afección.

Fuente: Ministerio de Salud.
 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Consejos para prevenir y atender casos de dengue y de fiebre chikunguña  
 
¿Cuáles son las profesiones más valoradas por los argentinos?  
 
Calendario Nacional: cambios para la vacunación contra la fiebre amarilla  
 
Demencias en la vejez: el tsunami que acecha  
 
Se amplió la canasta de alimentos “libres de gluten” aptos para celíacos  
 
Volver a lo natural: una tendencia en los productos para la salud  
 
Cuidado de los alimentos durante la temporada de calor  
 
Cuidados especiales para adultos mayores y personas con enfermedades crónicas en época estival  
 
Alimentos para las fiestas  
 
ANMAT: repelentes  
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign