AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
OPINION Compartir en
 
Envejecimiento: la cuarta y quinta edad
Por: Dra. Silvia Viggiola
Trabajo realizado por la Dra. Silvia Viggiola, responsable del Departamento de Educación Continua del COFyBCF.

"Aprender a no ser joven es el aprendizaje más largo y más difícil de la vida."

León Daudi

Parte I:

Una de las conquistas sociales más importantes del siglo XX ha sido el envejecimiento de la población, junto con la evolución del papel social de las mujeres. El cruce de ambos fenómenos está generando cambios profundos en nuestra estructura social y nuevas necesidades de servicios sociales y sanitarios, con nuevas funciones profesionales que suponen un nuevo desafío.

Sabemos que el mundo envejece con el aumento de la esperanza de vida y la progresiva educción de la natalidad, el número absoluto y porcentaje de las personas mayores aumentan. Hoy en día hay 600millones de personas mayores de 60 años en el mundo, cifra que se duplicará para el 2025 y que ascenderá a casi 2 mil millones para 2050, cuando se contará con más personas mayores de 60 años que con niños menores de 15. La gran mayoría de las personas mayores vivirán en países en desarrollo, que comúnmente son los menos preparados para enfrentar el reto de una sociedad que envejece con rapidez.

El acrecentamiento de la esperanza de vida es un triunfo para la salud pública y es el resultado del desarrollo social y económico. Lamentablemente, se calcula que el envejecimiento de la población se producirá a un ritmo más acelerado que el crecimiento económico y social de los países en desarrollo. En otras palabras, las poblaciones de dichos países se volverán más viejas antes de que los países se vuelvan más ricos; en cambio, los países industrializados se volvieron más ricos mientras sus poblaciones se volvían más viejas.
Los mayores de 60 años eran alrededor de 60 millones en el año 2000; serán 1,2 billones en el año 2025 y 2 billones en el 2050 (un 22% de la población); además, se calcula que España será el país más envejecido del mundo con un 43% en dicho año.

En 1995, el 51% del global de la carga de enfermedad en países desarrollados y de nueva industrialización era causada por las enfermedades crónicas, los desórdenes mentales y los accidentes. En el año 2020, se espera que la carga de estas enfermedades alcance aproximadamente el 70%.

En ambos grupos de países, desarrollados y en vías de desarrollo, las enfermedades crónicas son causa de discapacidad y reducen la calidad de vida.

Pero las discapacidades asociadas al envejecimiento pueden prevenirse o retrasarse. Por ejemplo en los últimos 20 años se ha observado una disminución significativa de las tasas de discapacidad en Estados Unidos, Inglaterra, Suecia y otros países desarrollados, y la evidencia científica ha demostrado que ya es posible retrasar la aparición de la dependencia.

Un acercamiento al fenómeno del envejecimiento, que abarca todo el ciclo vital para el mantenimiento del nivel más alto posible de capacidad funcional, reconoce que la diversidad individual tiende a aumentar con la edad y que las personas mayores no son un grupo homogéneo. Así, la capacidad funcional varía a lo largo del ciclo vital.

En consecuencia, se necesitan intervenciones con urgencia capaces de retrasar o prevenir enfermedades y trastornos relacionados con el proceso de envejecimiento y por lo tanto aumentar el buen estado de salud de las personas mayores (la salud-span).

“Para la OMS, el ‘envejecimiento activo’ es el proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez.”

“La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación envuelve al mundo. “- Citado en una entrevista por GS Viereck, 1929.

El envejecimiento, entonces, es un proceso que dura toda la vida.

La OMS ha desarrollado el marco conceptual para que se tenga en cuenta que la capacidad funcional (p. ej., la capacidad de ventilación, la fuerza muscular, el rendimiento cardiovascular) aumenta en la niñez y llega a su máximo en los adultos jóvenes, seguida con el tiempo de una disminución.

La tasa de disminución, sin embargo, está determinada en gran parte por factores relacionados con el modo de vida en la edad adulta, como el tabaquismo, el consumo de alcohol, el grado de actividad física y el régimen alimentario. La pendiente puede bajar de forma tan abrupta que el resultado puede ser una discapacidad prematura. Sin embargo, la aceleración de la disminución puede ser reversible a cualquier edad y puede verse influida a cualquier edad por medidas individuales y políticas. El condicionamiento asociado a la clase social también influye en la capacidad funcional. Una educación deficiente, la pobreza y unas condiciones de vida y de trabajo nocivas hacen más probable la reducción de la capacidad funcional en fases posteriores de la vida.

Por todo ello, los programas dirigidos a la prevención de la dependencia no deben aplicarse sólo cuando se entra en un proceso de envejecimiento o cuando el nivel de dependencia es leve, sino que deben tener en cuenta esta perspectiva del ciclo vital y atender no sólo a los factores de riesgo convencionales que predicen riesgos individuales, sino a otros comportamentales y sociales que explican mejor las desigualdades sociales, culturales y geográficas.

Por lo tanto la prevención requiere alcanzar al individuo antes de que la enfermedad se establezca, y eso implica intervenir en etapas más tempranas de la vida, es decir, velar por un envejecimiento activo y saludable, definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el “proceso de optimizar las oportunidades en materia de salud, participación y seguridad a fin de poder lograr una vida de calidad a medida que las personas envejecen”.

 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Cannabis medicinal: el Gobierno reglamentó la Ley 27.350  
Por: Por Eduardo D. Barreiro*
 
¿Qué es la dispensación?  
Por: Farm. Rubén Sajem*
 
Alopecía: avances científicos  
 
Farmacia magistral: la deuda pendiente  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Productos médicos: la defensa de esta incumbencia farmacéutica  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Veintitrés años después… de nuevo los medicamentos sólo en farmacias  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
¿Qué esperan los farmacéuticos del nuevo gobierno?  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
El “caso Huang He” y la necesidad de control de los suplementos dietarios  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Carta abierta a la Senadora Gabriela Michetti  
Por: Dr. Claudio Ucchino Presidente Consejo General COFyBCF Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal
 
El futuro de la bioquímica y una anécdota  
Por: Dr. José Oyhamburu, Vicepresidente Consejo General COFYBCF
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign