AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
OPINION Compartir en
 
El “caso Huang He” y la necesidad de control de los suplementos dietarios
Por: Farm. Rubén Sajem
El hecho de que se haya encontrado que pueden incluir sustancias no autorizadas debe ser una advertencia para el necesario control de estos productos. El Colegio de Farmacéuticos de la Capital Federal había advertido acerca de la comercialización irregular y la publicidad engañosa en algunos lugares de venta que no son farmacias.

En el pasado mes de junio presentamos un informe ante la ANMAT, realizado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal, para poner en conocimiento de la autoridad sanitaria algunas situaciones que se vienen observando en cuanto a la publicidad y comercialización de diversos productos aprobados como suplementos dietarios, en el territorio de la Ciudad de Buenos Aires.

En esa presentación formal, incluimos un llamado de atención sobre diversos productos aprobados como suplementos dietarios, y en particular nos referimos al producto que ahora aparece cuestionado (“Huang He”).

En el informe que presentamos, advertimos que este producto se ofrecía para restaurar las funciones normales de deseo y el vigor sexual en la impotencia, y para el tratamiento de la neurastenia, entre otras propiedades que se le atribuían.

También llamamos la atención acerca de que la publicidad de este producto aseguraba que no tenía efectos secundarios ni toxicidad alguna, en especial sobre el corazón, los riñones u otros órganos internos (sic). Todo esto a pesar de que aseguraba contener  ginseng, que debe administrarse con los cuidados debidos en enfermos cardiacos (riesgo de hipertensión), renales o pulmonares, entre otras precauciones.

Nuestra presentación se fundamentó en normativas precisas: solicitamos que se evalúe si las publicidades de este producto, y de otros que enumeramos, no excedían lo normado en la Disposición Nro. 4980/2005, ANEXO IV de ANMAT, que ordena que las publicidades de los suplementos dietarios:

- No deben atribuir a estos productos propiedades terapéuticas, ni sugerir que diagnostican, curan, calman, mitigan, alivian, previenen o protegen de enfermedades.

- No deben mencionar condiciones patológicas ni aconsejar su consumo para mejorar la salud ni prevenir enfermedades.

Estas precauciones tienen su lógica, estos productos autorizados como suplementos dietarios son en definitiva alimentos, no son medicamentos.

Los medicamentos tienen un mecanismo de aprobación y control mucho más estricto, previsto en sus aspectos generales en la ley nacional 16.463. Además, los medicamentos y productos de uso en medicina humana sólo pueden producirse y distribuirse en establecimientos habilitados y controlados por el Ministerio de Salud, bajo la dirección técnica de un profesional universitario. La dispensa al público de medicamentos sólo puede realizarse en farmacias, bajo la supervisión de un farmacéutico (leyes nacionales 17.565 y 26.567).

 ¿Quién controla en cambio a estos productos dietarios? En distintos comercios de la Ciudad de Buenos Aires hemos encontrado que se los presenta y ofrece como si fueran medicamentos, adjudicándoseles engañosamente actividad terapéutica. En los casos en que realmente la tuvieran, deberían considerarse especialidades medicinales, estar aprobados como tales y dispensarse únicamente en farmacias.

Los suplementos dietarios se venden masivamente en nuestra Ciudad en dietéticas, casas de deportes, gimnasios, supermercados, “polirubros” y en locales que se dedican en forma exclusiva a la venta de estos productos (“markets naturales” , “markets orgánicos” , “casas de suplementos”, etc.), que a veces se presentan también como “distribuidoras”. Todos estos comercios parecen carecer de controles en cuanto al modo de conservación de los productos y de la publicidad que realizan (folletos no autorizados, carteles engañosos, etc.).  Hemos encontrado que hasta se los ofrece en mesas ubicadas en las veredas (ver fotos). También abunda la venta mediante páginas de Internet y la oferta de entregas domiciliarias y por correo.

La publicidad que se realiza en los puntos de venta mencionados, que no son farmacias, no se atiene en absoluto a las normativas vigentes. Se presenta y publicita a los suplementos dietarios como “productos 100% naturales” que carecen de “efectos secundarios y tóxicos”, y se ofrecen engañosamente para el tratamiento de enfermedades como diabetes, osteoporosis, prostáticas, para el estrés, para el tratamiento de la ansiedad y para dietas, adjudicándoseles efectividad terapéutica.

Nuestra presentación formal ante la ANMAT tuvo algunas respuestas positivas: al poco tiempo se revisaron los afiches y volantes (no autorizados) que estaban destinados a promocionar engañosamente algunos suplementos dietarios en los puntos de venta y se dieron de baja una cantidad de sitios web que los ofrecían.

No obstante, ahora surgió una nueva alerta que hace necesario ir más allá, y controlar que el contenido de estos productos corresponda a lo informado en el envase, evitando también la posibilidad de engaño al aribuírseles un supuesto origen “vegetal” o “natural” al que podrían no atenerse.

Farm. Rubén Sajem

Presidente de la Sección de Farmacéuticos del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal (COFyBCF).

Contacto: r_sajem@yahoo.com.ar

 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Cannabis medicinal: el Gobierno reglamentó la Ley 27.350  
Por: Por Eduardo D. Barreiro*
 
¿Qué es la dispensación?  
Por: Farm. Rubén Sajem*
 
Alopecía: avances científicos  
 
Farmacia magistral: la deuda pendiente  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Productos médicos: la defensa de esta incumbencia farmacéutica  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Veintitrés años después… de nuevo los medicamentos sólo en farmacias  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
¿Qué esperan los farmacéuticos del nuevo gobierno?  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Carta abierta a la Senadora Gabriela Michetti  
Por: Dr. Claudio Ucchino Presidente Consejo General COFyBCF Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal
 
El futuro de la bioquímica y una anécdota  
Por: Dr. José Oyhamburu, Vicepresidente Consejo General COFYBCF
 
Homenaje a Antonio Somaini  
Por: Alberto Ferrari, de la Asociación de Agentes de Propaganda Medica (APM).
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign