AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
OPINION Compartir en
 
La responsabilidad del Director Técnico de Farmacia frente a las disposiciones del la ley 26.567
Por: Dr. José Giúdice, Asesor Legal del COFyBCF.

El 18 de diciembre del año 2009 se publicó en el Boletín Oficial el texto de la ley 26.567, que en su art. 1 párrafo segundo establece: “Los medicamentos denominados de venta libre deberán ser dispensados personalmente en el mostrador por farmacéuticos ó personal autorizado para el expendio”.

 

Con la entrada en vigencia de ésta ley que deroga expresamente los arts. 14 y 15 del decreto 2.284/91 se ha vuelto al sano criterio que “todo medicamento sin perjuicio de la condición de venta debe ser dispensado en la oficina de farmacia de manos del profesional farmacéutico”.

 

Por otra parte debemos recordar que el art. 26 de la Ley 17.565 regula las ausencias temporarias del farmacéutico y dice que en estos supuestos la atención de la farmacia podrá quedar a cargo de auxiliares: “En estos casos sólo podrán despacharse productos de venta libre”.


Del juego armónico de las disposiciones citadas se desprende sin mayor esfuerzo que ha quedado terminantemente prohibida a las oficinas de farmacia la venta de los denominados MEDICAMENTOS DE VENTA LIBRE a través de las góndolas.
 

Este sistema que evidentemente induce al consumo de esos medicamentos, muchas veces a través de ofertas u otro tipo de promociones, no se compadece con los criterios sanitaristas que motivaran la norma comentada.

Ahora bien, frente a tan claras disposiciones legales cabe analizar la responsabilidad de los Directores Técnicos de las oficinas de farmacia en el cumplimiento de las citadas disposiciones y las responsabilidades emergentes de su incumplimiento.

 

Al respecto el art. 18 de la ley 17.565 prescribe que: “Las farmacias deberán ser dirigidas por un director técnico, el que será responsable ante las autoridades del cumplimiento de las leyes, disposiciones y reglamentaciones vigentes en el ámbito de la entidad bajo su dirección técnica y de las obligaciones que le fija ésta ley. La responsabilidad del director técnico no excluye la responsabilidad personal de los demás profesionales o colaboradores, ni de las personas físicas o ideales propietarias de la farmacia”.

 

Es evidente que el Director Técnico de la oficina de farmacia es responsable directo ante la autoridad de aplicación y ante la Justicia en general por el debido cumplimiento de las normas que hacen al debido y legal funcionamiento de la oficina de farmacia entre ellas las disposiciones de la ley 26.567, no pudiendo intentar eludir la citada responsabilidad invocando su carácter de no propietario del establecimiento.

 

Sobre este particular debemos señalar que toda persona física ó jurídica que deseare abrir una oficina de farmacia entre otros recaudos debe indicar los datos del Director Técnico farmacéutico, que al bloquear su título -es decir al afectarlo en forma exclusiva y excluyente a esa oficina- asume la plena responsabilidad del cumplimiento de todas las normativas referidas al control de origen, conservación y dispensa de los medicamentos.

Es decir, además de las responsabilidades que pudieren caber al propietario de la farmacia existen otras propias del farmacéutico.

Consecuentemente, a partir de la entrada en vigencia de la ley 26.567 el Director Técnico de la oficina de farmacia es responsable directo por la venta de medicamentos de venta libre fuera del mostrador. 

 

No debe dejarse de tener en cuenta que las sanciones al incumplimiento de las disposiciones de la ley 17.565 van desde apercibimientos y/o multa hasta la suspensión ó inhabilitación para el ejercicio la actividad o profesión hasta un lapso de tres años (art. 45 de la Ley 17.565).

 

No es ajeno al conocimiento público que ciertas oficinas de farmacias en abierto desafío a la normativa vigente continúan con la denominada “venta en góndolas” de los medicamentos de venta libre.

 

Frente a tales circunstancias y a efectos de evitar ser sancionados por la autoridad, aconsejamos al profesional farmacéutico: a) Efectuar reclamos por escrito al propietario de la oficina de farmacia exigiendo el debido cumplimiento de la ley; b) Asentar en el libro recetario la anomalía detectada y la fecha de la comunicación cursada; c) Comunicar a la autoridad sanitaria la violación de la Ley directamente o por intermedio de su Colegio Profesional.

 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Cannabis medicinal: el Gobierno reglamentó la Ley 27.350  
Por: Por Eduardo D. Barreiro*
 
¿Qué es la dispensación?  
Por: Farm. Rubén Sajem*
 
Alopecía: avances científicos  
 
Farmacia magistral: la deuda pendiente  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Productos médicos: la defensa de esta incumbencia farmacéutica  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Veintitrés años después… de nuevo los medicamentos sólo en farmacias  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
¿Qué esperan los farmacéuticos del nuevo gobierno?  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
El “caso Huang He” y la necesidad de control de los suplementos dietarios  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Carta abierta a la Senadora Gabriela Michetti  
Por: Dr. Claudio Ucchino Presidente Consejo General COFyBCF Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal
 
El futuro de la bioquímica y una anécdota  
Por: Dr. José Oyhamburu, Vicepresidente Consejo General COFYBCF
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign