Suscribite

aula virtual

icono-aula
¿Olvidaste tu contraseña?

La carrera entre la vacunación y la evolución de las variantes del COVID-19

El 30 de agosto de 2021, la OMS agregó la variante B.1.621 del SARS-CoV-2 a su lista de variantes de interés. B.1.621, a la que se le ha dado la etiqueta mu, fue identificada por primera vez en Colombia a principios de este año. La OMS describe una "constelación de mutaciones que indican potenciales propiedades del escape inmunológico”. Mu se ha detectado en 50 países y territorios de todo el mundo, pero representa menos del 0,1% de casos genéticamente secuenciados a nivel mundial, y su prevalencia ha caído en las últimas semanas, lo que indica que por ahora está siendo superada por completo por la variante delta (B.1.617.2).

Según las cifras más recientes de la Iniciativa GISAID, que monitorea la distribución global de las variantes del SARS-CoV-2, mu representa el 25% de los casos en Colombia, y el 10% de los casos secuenciados en Ecuador, aunque ninguno de los dos países hace una gran cantidad de secuenciación. Al 23 de septiembre de 2021, se han detectado 3370 casos de mu en EE. UU., con 59 casos en 4 semanas anteriores. Ha habido 1279 casos confirmados en Colombia. En el Reino Unido, que es el más grande colaborador de GISAID, se han registrado 62 casos de mu, sin casos en las  4 semanas anteriores.

Aparte de mu, las variantes de la lista de interés se componen de Eta (B.1.5250), Iota (B.1.526), ​​kappa (B.1.617.1) y lambda (C.37). Las variantes se agregan a la lista sin albergar cambios genéticos que parecen como si pudieran hacer que el virus sea más transmisible, más virulento o más probable que escape a la vacuna. Es muy común que las variantes se monten una ola epidémica en un lugar en particular. “Solo se convierte en un problema grave, en términos de transmisibilidad, si vemos el variante que alcanza una alta frecuencia en un muchos lugares".  Actualmente hay cuatro variantes de interés: alfa (B.1.1.7), beta (B.351), gamma (P.1) y delta. La abrumadora mayoría de casos secuenciados de SARS-CoV-2 involucra a delta, que tiene un R0 de casi 7 (el R0 para la cepa original de SARS-CoV-2 en una población similar es 2).

"Infecciones leves en personas vacunadas son capaces de producir variantes que podrían ser resistente a las vacunas, y la evidencia sugiere que una tercera dosis refuerza la respuesta de anticuerpos y reduce el riesgo de infecciones leves”.

La única forma de reducir el riesgo de variantes es cortar la transmisión de SARS-CoV-2 dondequiera que el virus es encontrado. "La inequidad y retraso severo en los envíos de vacunas amenaza con cambiar áreas en África con baja tasa de vacunación en caldos de cultivo para variantes resistentes a vacunas”.


Descargar artículo original aquí:

La carrera entre la vacunación y la evolución de las variantes del COVID-19